-> Home -> Revistas <-- Volver
  • emociones clandestinas

    Por GONZALO LEÓN

     A diferencia de muchos compañeros de generación, el rock, como música, nunca ha sido algo relevante. No tengo grupos favoritos ni discos predilectos, y mi colección de cedés suma con suerte a diez pirateadas “placas”, salpicadas entre medio de mis libros. Alguien podría pensar que, si no tengo música, al menos en alguna oportunidad me gustó ir a recitales, como todo joven, pero no: siempre he detestado las aglomeraciones. 

  • estadio chile

     Por VADIM VIDAL

    Mi papá estaba en el hospital. Lo habían operado a la vesícula y estaba mal. Me acuerdo que íbamos en el metro de vuelta a la casa, luego de que se acabara el horario de visitas y mi mamá lloraba en su asiento. Yo tenía doce años, tenía una idea difusa de lo que era la muerte y lo único que quería hacer era ir al recital de Los Prisioneros en el Estadio Chile.

  • Florcita

     Por CAROLINA MOSSO

    Si de rock se trata, no hay rockero más chilensis que Raúl Alarcón Rojas, mejor conocido como Florcita Motuda. Transgresor, deslenguado y chascón, es el mejor exponente del rock en una fauna nacional mayoritariamente poblada por baladistas cuasi desangrados y llorones. Aquí, Motuda, habla y canta sobre el rock y “el verdadero amor” (bajo sus preceptos). 

  • literatura y rock

    Por JOSÉ IGNACIO SILVA 

    Quizás el ejemplo más célebre de la unión entre literatura y música está en Alta Fidelidad, obra del escritor inglés Nick Hornby (1957), y que desde hace no mucho está en los anaqueles nacionales, de la mano de Anagrama.

  • ed

     Mi buen amigo Rodrigo me sugirió una vez escuchar punk para la tristeza. Fue el mejor antídoto que me han dado en mucho tiempo. Una inyección de energía.